Sabía usted que el contenido de sustancias químicas en un hogar actual es muy diferente al de nuestros padres y abuelos.

publicado a la‎(s)‎ 18 ene. 2013 12:56 por Martha Uribe   [ actualizado el 18 ene. 2013 12:56 por Miguel Rea ]
Nuestra casa está llena de sustancias químicas formando un coctel tan complejo que puede ser el origen de múltiples problemas de salud. Ftalatos, retardantes de llama, compuestos perfluorados, alquilfenoles, metales pesados o compuestos orgánicos volátiles, son algunas de las sustancias presentes en materiales y productos de uso cotidiano a los que recurrimos, como los de aseo personal, cosméticos, limpieza, alimentos o muebles. Algunas especies principales sobre las que debemos tener cuidado son: El humo de cigarro; el plomo presente en pinturas y tuberías de casas antiguas; los pesticidas que utilizamos para controlar la maleza y los insectos; el formaldehido presente en fertilizantes, pegamentos, madera comprimida, ciertos tipos de aislantes, en algunos desinfectantes, jabones antibacteriales y 
hasta en productos de belleza; la naftalina y el percloroetileno presentes en productos para limpiar alfombras; el hidróxido de potasio y el ácido sulfúrico, presentes en los limpiadores de cañerías. Todos estos compuestos son especies químicas cuyos nombres apenas suenan al consumidor o quizás jamás hayan oído hablar de ellos. Todos estos elementos tienen efectos serios para la salud, hasta el punto de constituir una seria amenaza sanitaria.
Comments