Sabía usted que algunas flores se conocen como flores cadáver porque generan un olor idéntico al de un cadáver en descomposición.

publicado a la‎(s)‎ 18 ene. 2013 11:43 por Martha Uribe   [ actualizado el 18 ene. 2013 11:43 por Miguel Rea ]
Una de ellas, la Rafflesia arnoldii, es una flor en peligro de extinción que además de ser una de las más pestilentes es también la flor más grande que se conoce, llegando a medir hasta 90 cm de diámetro. Otra flor cadáver es la Amorphophallus titanum, también una flor gigante que puede medir hasta 2.7 metros de alto. Una característica adicional de esta última flor es que puede producir calor por lo que la temperatura de algunas partes de la planta llegan hasta casi 38 grados Celsius. Químicamente el origen del olor son, entre otros, los compuestos químicos cadaverina y prutrescina. La combinación de la concentración de esas substancias crea aromas putrefactos que pueden  ser detectados durante el ciclo de floración de la planta, que en el caso de la Rafflesia arnoldi, dura tan solo siete días. El calor que genera la Amorphophallus titanum es una estrategia para diseminar el olor, que puede detectarse hasta una distancia de 1.6 km. Efectivamente, el olor de esas flores es una estrategia evolutiva para atraer insectos polinizadores. 
Comments