"SÍLICE"

publicado a la‎(s)‎ 21 nov. 2013 10:14 por Miguel Rea   [ actualizado el 21 nov. 2013 10:14 ]
El dióxido de silicio o sílice es un sólido vítreo incoloro o blanco formado por un átomo de silicio y dos de oxígeno, SiO2, insoluble en agua y soluble por reacción química en ácido fluorhídrico y en álcalis fuertes. En la naturaleza, la sílice se encuentra en varias formas cristalinas: como cristobalita (cúbica o tetragonal), como tridimita (rómbico) y como cuarzo (hexagonal), el cual a su vez se clasifica como alfa-cuarzo y beta-cuarzo, llamados poliformas. En la corteza terrestre, la sílice se encuentra en varias formas: la arena amarilla que es cuarzo con impurezas de óxido de hierro; y el pedernal o silex, una piedra muy dura de color gris amarillento o negra, El pedernal está compuesto principalmente por sílice amorfo y por su gran dureza, esta piedra en forma de lasca, es decir una pieza plana con bordes muy cortantes, se utilizó como herramienta en la antigüedad. La sílice se ha utilizado, de forma natural o artificial, desde la edad de la piedra hasta nuestros días. Se ha utilizado en muchas áreas para beneficio del ser humano, es un aislante eléctrico eficaz y por lo tanto se utiliza en el área de la electrónica para proteger de reacciones químicas en los procesos de fabricación de circuitos integrados. En el área ambiental, se ha utilizado como un adsorbente en procesos de refrigeración de adsorción por sólidos, que al igual que un compresor en un sistema de refrigeración por compresión, el adsorbente es esencial para el funcionamiento de los sistemas de refrigeración por adsorción. La sílice también es utilizada como una de las materias primas principales en la fabricación de una gran variedad de vidrios para diversas aplicaciones y usos, desde lentes, parabrisas, ventanas, luminarias, botellas, vasos, recipientes, material de laboratorio, etc, etc, etc…. Pero así como tiene muchas ventajas y aplicaciones, la sílice también podría representa un riesgo a la salud. En los pulmones, el óxido de silicio puede producir silicosis: unas cicatrices en los alveolos que impiden que el oxígeno llegue a la sangre, lo cual pudiera provocar cierta dificultar para la respiración, y a veces, incluso puede ocasionar la muerte, además de que puede aumenta el riesgo de padecer de tuberculosis y de cáncer pulmonar. Por otro lado, existen evidencias epidemiológicas que indican que la exposición al polvo de sílice se ha asociado con el incremento de enfermedades cardiovasculares, pero los mecanismos, en gran parte, son desconocidos y faltan estudios de laboratorio para evaluar, por ejemplo, la cinética de como el polvo de sílice inhalado puede alcanzar la circulación cardiopulmonar, la cual sería la inductora de alguna una enfermedad cardiovascular.
Comments