Monóxido de carbono

publicado a la‎(s)‎ 26 sept. 2013 10:31 por CEACA UAQ   [ actualizado el 26 sept. 2013 10:31 por Miguel Rea ]
La molécula de esta semana en Unidos por la Química es una molécula bastante pequeña, formada por 2 átomos únicamente, uno de carbono y uno de oxígeno; en condiciones ambiente es un gas incoloro, sin olor y sin sabor, que se disuelve en solventes orgánicos como el etanol, cloroformo y benceno; la molécula de la semana es el Monóxido de Carbono. El monóxido de carbono es un gas venenoso para el ser humano y los animales, sobre todo cuando se le respira en lugares cerrados o con poca ventilación; provoca alteraciones en la salud e incluso la muerte. El monóxido de carbono puede ser respirado sin que los afectados sin que se den cuenta, ya que es un gas que no presenta olor y por esto ha sido llamado el “asesino silencioso”; se produce en la combustión del gas, petróleo, carbón o madera, cuando la cantidad disponible de oxígeno no es suficiente para formar bióxido de carbono, por ejemplo en estufas, quemadores de leña o carbón, hornillas, calentadores de agua (boilers), o en los calentadores usados en los sistemas de calefacción; también es producido por los motores de combustión interna de los vehículos y por herramientas que usan gasolina como combustible. Los síntomas del envenenamiento por monóxido de carbono son: dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómito, desorientación, debilidad o cansancio, dificultad para respirar, y asfixia. El monóxido de carbono puede provocar la muerte debido a que después de ser respirado pasa al torrente sanguíneo donde se une a la hemoglobina, la proteína responsable de transportar el oxígeno en la sangre, ocupando precisamente el lugar que tendría el oxígeno, impidiendo por lo tanto que éste llegue a las células. La afinidad del hierro de la hemoglobina por el CO, para formar la carboxihemoglobina, es aproximadamente 230 veces mayor que su afinidad por el oxígeno, por lo que al competir estas 2 moléculas por ese sitio de enlace, el oxígeno es dejado fuera.  Los síntomas de envenenamiento por monóxido de carbono pueden presentarse a concentraciones bajas de este gas, cuando se está expuesto a él por períodos largos de tiempo, es decir varias horas, por ejemplo se tendrá dolor de cabeza al exponerse a una concentración de 0.0035% (lo que equivale a 40 mg/m3) de CO por 6-8 horas, o en 2-3 horas si la concentración es 0.01%; a concentraciones mayores a 1% síntomas graves se presentarán en cuestión de minutos, llegando hasta la muerte. El monóxido de carbono se encuentra en el ambiente producto de la combustión en los motores de los coches, especialmente los de modelos no recientes que no tengan un convertidor catalítico, y por la combustión incompleta de combustibles orgánicos, por esto en ciudades grandes, muy contaminadas podemos presentar algunos de los síntomas antes mencionados, desapareciendo éstos al respirar aire más puro. 
Por otra parte, el monóxido de carbono tiene una química muy interesante y extendida. Forma parte de un gran número de compuestos de coordinación con los metales de transición, también se encuentra en metaloenzimas de algunos organismos vivos, por ejemplo en las hidrogenasas de bacterias metanogénicas o de las que participan en la fijación del nitrógeno atmosférico en las plantas; además, una pequeña cantidad se produce de manera natural en el ser humano, lo que sugiere que cumple con alguna función biológica, como neurotransmisor o relajante de los vasos sanguíneos. Al unirse el CO a la mioglobina, proteína presente en los tejidos animales, se forma la carboximioglobina, compuesto de un color rojo cereza brillante, por lo que se usa en empaquetamiento de carne fresca para que perdure ese color que indica frescura. Sin embargo este uso en alimentos está prohibido en países como Japón y en  la Comunidad Europea
Comments