Dióxido de titanio

publicado a la‎(s)‎ 26 sept. 2013 11:48 por CEACA UAQ   [ actualizado el 26 sept. 2013 11:48 por Miguel Rea ]
El dióxido de titanio se encuentra en la naturaleza en varios minerales: rutilo, anatasa, y la brookita, y también en la ilmenita, mineral que contiene además de titanio, hierro. El dióxido de titanio es un sólido blanco, sin olor, de punto de fusión muy alto, 1843 oC, que tiene muchas aplicaciones: en pinturas, en bloqueadores solares, en cosméticos, como colorante en alimentos y en fotocatálisis. En las pinturas el dióxido de titanio es el pigmento blanco más utilizado por su brillantez y alto índice de refracción, y comúnmente se le califica como “el blanco más blanco” o “el blanco perfecto”; depositado en una capa fina, es un recubrimiento óptico reflejante excelente en espejos dieléctricos; en polvo se utiliza para dar blancura y opacidad a productos como pinturas, papel, plástico, tintas, alimentos, medicinas y a la pasta de dientes; la opacidad que el dióxido de titanio le confiere a un producto se controla ajustando el tamaño de las partículas. En la industria de los cosméticos el dióxido de titanio se usa como pigmento, espesante y protector solar. El dióxido de titanio se encuentra en prácticamente todos los bloqueadores solares; aquí se utiliza para reflejar, dispersar y absorber radiación UV; ha habido cierta controversia en su uso por el daño que pudiera causar, pero como hay reportes de que las partículas de dióxido de titanio no penetran la piel intacta normal, sigue en la lista de los compuestos seguros para este uso, con la sugerencia de algunos para que se lleven a cabo más estudios y por lo pronto se eviten los cosméticos o bloqueadores solares que contengan partículas de dióxido de titanio de tamaño menor a los 100 nm. El dióxido de titanio es un ingrediente de complementos nutricionales, por ejemplo multivitamínicos de algunas marcas, pero no ha habido estudios para probar su seguridad a largo plazo, por lo que la afirmación de que “no hay evidencia de que sea dañino a los humanos” podría deberse a que no ha sido estudiado.  El polvo de dióxido de titanio ha sido clasificado como un posible carcinógeno para los humanos por inhalación, ya que se presentó cáncer del tracto respiratorio en ratas expuestas a polvo ultrafino de este compuesto.
En 2010 investigadores de la Universidad de Tokyo crearon una forma cristalina de dióxido de titanio de partículas de 5 a 20 nm, las cuáles pueden ser llevadas entre 2 estados con luz; esto haría posible el uso de estas partículas como medio de almacenamiento de datos electrónicos.   

Comments