Cobre

publicado a la‎(s)‎ 26 sept. 2013 12:02 por CEACA UAQ   [ actualizado el 26 sept. 2013 12:02 por Miguel Rea ]
El cobre del latin "cuprus" y este del griego "kypros" es el elemento químico con número atómico 29 y símbolo Cu. Es un metal de transición de color rojizo que se caracteriza por ser uno de los mejores conductores de la electricidad, después de la plata y que gracias a esta alta conductividad eléctrica, su ductilidad y maleabilidad, se ha convertido en el material más utilizado para fabricar cables eléctricos, además de otros componentes tanto eléctricos como electrónicos. También se puede combinar con otros elementos, obteniéndose aleaciones entre las que destacan el bronce y el latón. Siendo el tercer metal más utilizado en nuestro planeta, después del hierro y del aluminio, el cobre fue uno de los primeros metales utilizado por la humanidad y junto al bronce, aleación formada de cobre con el estaño, forman parte de la historia. Después de la “Edad de la Piedra” o “Época Neolítico”, hace aproximadamente 5000 años, el hombre utilizó el primer metal para la fabricación de utensilios y empieza la “edad del cobre” conocida también como “calcolítico”; posteriormente el hombre aprendió los procesos metalúrgicos y descubre las aleaciones, una de ellas de cobre con zinc, dando lugar al bronce y por consiguiente la “edad del bronce”, aleación que durante muchos años se ha utilizado para la fabricación de monedas, cañones y campanas, como nuestra campana de la libertad que fue tocada por el cura Miguel Hidalgo y que dio inicio al movimiento de independencia de nuestro país, el 16 de septiembre de 1810 en Dolores Guanajuato. Por otro lado el cobre participa en el proceso de la fotosíntesis, ya que activa ciertas enzimas y participa en la formación de la clorofila, aunque estructuralmente no forma parte de ella. En el ser humano el cobre tiene varias funciones entre las que destacan el hecho de que participa en la síntesis de glóbulos rojos, además es necesario para la formación de pigmentos, y por otro lado participa en la síntesis de los lípidos presentes en el cerebro, entre otros. En los años más recientes el cobre se ha estudiado para prevenir y controlar infecciones aprovechando su efecto biocida a través de superficies de contacto en artículos de uso rutinario  como manijas de puertas, pasamanos, interruptores, grifos para agua y asientos de inodoros, fabricados con aleaciones con porcentaje de cobre mayor al 60%. Aunque pareciera que la aplicación del cobre como biocida pudiera tener una potencialidad en programas de control de salud y la prevención de infecciones, y que en estudios se ha demostrado una reducción de hasta en un 71 % de la carga bacteriana por el uso de estos tipos de artículos en comparación con un grupo control, hasta el momento los resultados no son del todo concluyentes debido a que se han reportado muy pocos trabajos que pudieran confirmar estos resultados.

Comments