Bifenilos policlorados

publicado a la‎(s)‎ 26 sept. 2013 11:09 por CEACA UAQ   [ actualizado el 26 sept. 2013 11:09 por Miguel Rea ]
Los bifenilos policlorados son una mezcla de compuestos clorados individuales, formados por 2 anillos bencénicos y con un número variable de átomos de cloro. Se sintetizan por cloración electrofílica del bifenilo con Cl2 gas. Son líquidos aceitosos o sólidos, de color amarillo claro a incoloro; no tienen olor o sabor especial; no se incendian fácilmente, tienen puntos de ebullición altos y son aislantes, por lo que estos compuestos se han usado ampliamente como refrigerantes y lubricantes en transformadores, condensadores y otros equipos eléctricos, se usan también en pigmentos y colorantes, para aumentar la fluidez en pinturas y plásticos, y muchas otras aplicaciones industriales. Debido a su toxicidad y a su clasificación como contaminante orgánico persistente, en Estados Unidos dejaron de fabricarse en 1977 y el Congreso de dicho país prohibió su fabricación en 1979, y la Convención de Estocolmo  hizo lo mismo en 2001, pero aún pueden encontrarse en productos elaborados antes de estas fechas, por ejemplo en lámparas fluorescentes, en materiales aislantes térmicos, en adhesivos, en aceite para motores y sistemas hidráulicos, etc. Los bifenilos policlorados se encuentran en el ambiente por el uso que había de ellos, y pueden seguir incrementándose debido a productos que todavía los contengan o a manejos no adecuados de los sitios de confinamiento de residuos; una vez que llegan al ambiente, permanecen en él por períodos muy largos en el agua, aire y suelo, ya que su estabilidad química previene su descomposición; se han encontrado en agua de mar y nieve en áreas muy lejos de donde fueron liberados, lo que prueba que pueden viajar grandes distancias. Los bifenilos policlorados pueden acumularse en las hojas y partes aéreas de las plantas y de las cosechas; también se les encuentra en los cuerpos de organismos pequeños y en los peces, por lo que las personas que los consumen pueden estar expuestas a estos contaminantes. 
Se ha demostrado que los bifenilos policlorados provocan cáncer en animales, así como diversos efectos adversos en la salud como daño al hígado, irritación de la piel, daños en el sistema inmune, el sistema nervioso, el reproductivo y el endócrino. La Agencia para la Protección Ambiental en Estados Unidos (EPA) realizó en 1996 una evaluación de los resultados de las investigaciones llevadas a cabo en los bifenilos policlorados; esta evaluación ha sido revisada para incluir los resultados de nuevas investigaciones, y expertos en el campo, científicos en Academia, el gobierno y la industria, apoyan la conclusión a la que llegó dicha agencia, estos compuestos son probables carcinógenos para el ser humano. La composición de las mezclas de bifenilos policlorados cambia cuando se liberan al medio ambiente; la EPA encontró que los tipos de bifenilos policlorados que tienden a bioacumularse en peces y otros animales, y los que se encuentran en los sedimentos, son las que contienen los componentes de mayor potencial carcinogénico, por lo que los seres humanos que consuman estos organismos o estén en contacto con esos sedimentos, estarán expuestos  a compuestos más tóxicos que los bifenilos policlorados originales. Actualmente se realizan investigaciones para la degradación de los BPCs.
Comments